miércoles, 26 de octubre de 2011

La Cihuacóatl, el lamento de La Llorona

Códice representando a Cihuacóatl
Se han vuelto a escuchar los lamentos de una mujer por los místicos canales de Xochimilco, esta mujer que da gritos de dolor por sus hijos es conocida por el pueblo mexicano como La Llorona.

Los gritos de esta figura regresan al sur de la Ciudad de México con una obra teatral que difunde la historia de La Llorona, una mujer que quedó condenada a vagar en busca de los hijos que mató y posteriormente suicidarse por una decepción amorosa.

Durante el tiempo de la colonia, la historia de la llorona fue deformada ya que se decía que la mujer en pena era Cihuacóatl; hay dos versiones sobre esta deidad, una de ellas dice que según el Códice Aubin fue una de las dos deidades que acompañó a los aztecas hacia Aztlán, por el lado de la leyenda prehispánica se dice que Cihuacóatl emergió de los canales para alertar la destrucción de Tenochtitlán y la funesta suerte de sus hijos aztecas.

La diosa era representada en piedra con una boca muy grande, en actitud de devorar y con los dientes separados, con una cabellera larga y grande, vestida con un hábito blanco, camisa y manto.

La Llorona en Xochimilco
Para honrarla, los aztecas cada año sacrificaba una esclava, a quien llamaban Xilomen, símbolo del maíz y del poder fecundante de los campos, la purificaban vistiéndola de la misma manera que a la diosa; y la llevaban de boda en boda y de banquete en banquete, así como a mercados y otros lugares públicos.

Con el propósito de que no se pierda su leyenda y tradición, en Xochimilco se realiza un espectáculo de luz y sonido llamado La Cihuacóatl, el lamento de La Llorona, en la que se narra la historia anterior.

Póster de la obra
La obra se escenifica sobre una chinampa de Xochimilco, los espectadores llegan al embarcadero de Cuemanco, donde abordan una trajinera, desde la cual se observa el espectáculo, luego de un pequeño recorrido de 10 minutos por la zona lacustre, hasta las inmediaciones del islote de la Laguna de Tlilac.
El espectáculo inicia con una danza prehispánica y olor a incienso, para después observar a la diosa, vestida de blanco, emerger del agua y caminar por las calles de Tenochtitlán, lanzando su funesto presagio: “!Oh, hijos míos, están a punto de perecer!”
Los sacerdotes mexicas dicen al emperador Moctezuma que de acuerdo con los “sabios más sabios y antiguos”, los lamentos son de la diosa Cihuacóatl que anuncia la destrucción del imperio. “Hombres extraños vendrán por el oriente y sojuzgarán a tu pueblo y a ti mismo; y nuestros dioses serán humillados por otros dioses más poderosos”, le explican al Tlatoani.
La Llorona
La obra transcurre con hechos como la llegada de los españoles, la guerra de conquista y la caída de Tenochtitlán, teniendo como marco las apariciones de Cihuacóatl vagando en las noches por el valle de Anáhuac, llorando por su pueblo. Hasta que, una vez establecida la Nueva España, se modifica su historia y su vestimenta para convertirla en La Llorona.

Esta obra comenzó la temporada de representaciones desde el 15 de octubre todos los viernes, sábados y domingos y concluyen hasta el próximo 25 de noviembre, con funciones especiales el 1 y 2 de noviembre. Los precios son de $150.00 por persona y puedes comprar tus boletos vía ticketmaster o en las taquillas del embarcadero de Cuemanco en Xochimilco.

3 comentarios:

  1. Se acaba de estrenar también la película, a ver qué opinión te genera.

    ResponderEliminar
  2. Exelente recomendación, tengo que ir a ver esta obra. gracias

    ResponderEliminar
  3. He leído sobre la película y la trama es parecida a la obra, es una buena forma de evitar que mueran nuestras leyendas y tradiciones.

    ResponderEliminar